El abanico de seda de Lisa See

miércoles, 17 de febrero de 2016



Los que me seguís desde hace ya un tiempo sabréis que en el Cafè dAlícia organizamos un ciclo de literatura asiática. Durante casi todo el 2015 y ahora también parte del 2016, os estuve colgando reseñas de los libros que íbamos leyendo en el ciclo (de los cuales he leído todos menos uno). El sábado pasado cerramos el ciclo de literatura china con El abanico de seda de Lisa See, así que hoy os traigo la reseña.

A modo de confesión o de escrito biográfico, Lirio Blanco nos va desgranando, poco a poco, las vicisitudes de su vida desde el momento en el que su camino y el de su laotong, Flor de nieve, se unieron. El lazo de laotong es, como cuenta la propia Lirio Blanco, el lazo más fuerte que puede tener una mujer en su vida y a través de las páginas de este libro, como lectores, seremos testigos de dicha afirmación.

Y es que el lazo de hermandad que une a los dos personajes principales es el verdadero protagonista de esta novela: Su relación y hasta la vida de Flor de Nieve, explicada desde el punto de vida externo (aunque no tanto) de Lirio Blanco. El tono intimista que transmite Lisa See en esta novela no desacredita para nada el trabajo bibliográfico que hay detrás: La novelista estudió muy bien la cultura china, la tradición del nu shu y la historia del país del que desciende para traernos un relato que bien podría haber nacido en forma de caracteres chinos (aunque está escrito en inglés).

Y es que esta novela y la historia de estos dos "patos mandarines" (como ellas mismas suelen decir) no es más que una excusa bien escrita para acercarnos a la realidad de la mujer en la china del siglo XIX, una realidad terrorífica y que nos parece muy lejana. Gracias a lo bien documentada que está la novela, podemos acercarnos fácilmente a este momento en el tiempo. Y aunque la mujer tenía que enfrentarse a miles de dificultades (empezando, cuando eran pequeñas, en el vendado de los pies), también tenían formas de combatirlas: Las hermandades entre mujeres. en el libro no solo nos hablan del lazo laotong, sino que nos hablan de todas las relaciones entre mujeres que una podía llegar a conocer en su vida; la relación con su madre, la relación con sus hermanas, con su suegra o con sus hijas. Estas hermandades se ven unidas por un idioma propio, el nu shu, un idioma ya extinguido pero al que, durante muchos siglos, solo podían acceder las mujeres.

Y el idioma tiene mucha importancia en esta novela, pues desde la forma en la que está escrita: con un toque lírico que quiere imitar a las fábulas chinas, hasta seguramente (no puedo afirmarlo con seguridad) los nombres, las tradiciones y los conceptos de los que se hablan. No solo nos muestra una puerta a lo que era el nu shu y lo que este daba a las mujeres (unos valores, una unión milenaria), sino que también juega con las propias palabras con las que escribe la novela.

Sin embargo, Lisa See no pasa de ahí. Esta oda a la mujer es preciosa, pero no aporta mucho a la literatura general: Es una novela accesible, bien escrita e ideal para adentrarse un poco en la cultura china, pero que no deja excesiva mella en el lector. Aunque se aleja de los bestseller con la que la han comparado (véase Memorias de una geisha), la historia que nos cuenta peca a veces de tender demasiado al melodrama o de mostrarnos con demasiada antelación los giros de la trama. Sin embargo, no es un mal libro: entretenido y bonito, ideal para sumergirse en la cultura china y olvidarse del mundo. 

6 comentarios :

  1. Pues sí que me han dado ganas de leerlo, sí. Y mira que yo a esto de la literatura oriental le tengo un poco de miedo. Leo todas tus recomendaciones y las voy apuntando, pero igualmente siempre me asalta la duda cuando voy a embarcarme en una lectura así. Creo que es un gran desconocido para mí, y que además se plantea tan diferente a mis creencias y tradiciones que no sé muy bien por dónde cogerlo.

    Para ser sincera, Japón y yo (sé que en este caso es China, pero concreto el otro país) nunca nos hemos llevado muy bien. Y no sé por qué, la verdad. Creo que no termino de conectar con ese lado oriental. Sí que lo hago, sin embargo, con los escritos árabes y sus historias. Eso sí.

    ResponderEliminar
  2. Como ya sabes a mí me gustó mucho :)
    creo que explica muy bien tanto la parte histórica, como la parte emocional entre las dos protagonistas y que como bien dices, es accesible a cualquiera
    un beeeeeeesote

    ResponderEliminar
  3. Hace unos días me dijeron que mi protagonista de una historia que escribí se parecía a una joven china. Me sorprendió muchísimo. No leo mucho literatura china, la verdad. Pero, de alguna manera, me acerco, sin ni siquiera desearlo, hacia ello. Me atrae. Es tan extraño y difícil de explicar. Con eso quiero decir que me apuntaré el título, y espero leerlo prontito.

    Me gustan tus lecturas :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    A mi me sucedió algo peculiar y es que me caló muy hondo sin yo quererlo. Fue como que me transmitió muy bien los sentimientos y también todo el contexto histórico y social, por así decirlo. Aunque no sé si tiene mucho sentido.
    En lo demás estoy totalmente contigo, y ya lo discutimos en el club ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo pendiente desde hace un montón, a ver si me pongo con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar