The long way to a small, angry planet de Becky Chambers

lunes, 22 de enero de 2018


Hacía tiempo que venían recomendándome The long way to a small angry planet de Becky Chambers (El largo viaje a un pequeño planeta iracundo en la versión española publicada por Insólita ediciones) y cuando por fin pude hacerlo, me arrepentí de no haberle dado una oportunidad antes. No siempre el hype ayuda en una lectura, pero a veces cuando te recomiendan varias veces un libro, es sabio hacer caso. 

En el libro de Chambers conocemos a la Wayfarer, una pequeña nave con una tripulación multiespecie cuya misión es unir dos lugares lejanos del espacio para crear portales de navegación rápida. Un trabajo arduo y que aleja a la tripulación, la mayor parte del tiempo, de cualquier tipo de sociedad. A esta pequeña familia llega Rosemary, una humana que huye de su pasado.

Esta es una historia coral, en la que todos los personajes, en menor o mayor medida, de la Wayfarer participan en la trama y en la narrativa. Y eso ayuda muy bien a expresar el ambiente familiar que rodea la nave y a ahondar en la personalidad de cada uno de sus personajes. Porque Chambers ha escrito una space opera, pero ha escrito, por encima de todo, un libro sobre personajes. Y es ahí donde reside la mayor magia del libro, en sus personajes. En sus interacciones, en su diversidad, en su pasado, su presente y su futuro. Y Chambers lo hace tan concienzudamente que a la mitad del libro el lector ya está totalmente inmerso en su universo.

Esto, por otro lado, es algo que entorpece un poco la trama, aunque no su ritmo. Al final, la mayor parte del libro es un viaje hacia una pequeña parte del universo y aunque van haciendo paradas, conociendo diferentes mundos y diferentes formas especies, creando así Chambers una ambientación rica e interesante, al final el viaje deja de tener importancia. Esto tampoco es algo que sea negativo, porque al llevar los personajes todo el peso de la trama, el libro se hace suficientemente ameno como para leerlo sin necesitar que la trama avance con fluidez.

Otra crítica que se le ha hecho, con la cual ya no concuerdo, es que el libro es demasiado esperanzador. El mensaje que transmite es un mensaje de amor y esperanza, de que hablando y dialogando la gente es capaz de entenderse. Aunque no me parece que esa sea la totalidad de lo que Chambers quiere contar, pues también tiene espacio para hablar de clonación, de la sexualidad o de la conciencia de las IA. Temas que trata a la perfección, aunque en alguna ocasión de forma demasiado superficial.

The long way to a small angry planet es un libro con una ambientación muy rica y un universo muy poblado de varias especies. Sus personajes, además, son extremadamente diversos, lo cual me pareció no solo original, sino necesario: hay relaciones interespecie, relaciones entre humanos y IA, relaciones homosexuales. Hay personajes de todos los géneros y de varias especies. Chambers ha querido dar voz a personajes muy distintos entre ellos pero que, de una forma preciosa, logran convivir entre todos dentro de la misma nave. Solo por esa belleza, el libro ya merece la pena ser leído.

En conclusión, The long way to a small angry planet es de esos libros que se agradece que existan. Y se agradece que una editorial tan currante como Insólita Editorial haya decidido publicarlo. No he leído la traducción de Alexander Paez, pero estoy segura de que es tan excelente como el libro. Así que ya sabéis, haceos con el libro de Chambers y atesoradlo, porque es de esos libros que se pueden disfrutar más de una vez. 

Otras reseñas:

Proyecto Celsius 2018

jueves, 18 de enero de 2018




El año pasado, por estas fechas, publicamos Alex (Donde acaba el infinito), Dani (Boy with letters) y yo una entrada hablando del Proyecto Celsius, un reto que consiste, básicamente, en intentar leer al menos una obra de todos los autores visitantes del festival. Nos gustó tanto la experiencia y el compartir lecturas, que este año hemos querido repetir. Sí, aún falta mucho para el Celsius, pero con las confirmaciones que ya sabemos, tiene pinta de que necesitaremos tiempo para leerlo todo. Y los autores y autoras que faltan por confirmar. Así que, como el año pasado, os dejo la lista de lecturas que pretendo leer para julio, lista que voy a ir ampliando y actualizando a medida que se vayan confirmando más autores. En negrita están las lecturas que queremos leer y reseñar conjuntamente, el resto son libros que he añadido por mi cuenta (¿quién dijo miedo?). También tenéis los enlaces a las reseñas de los libros que ya he leído. Y sin más dilación, aquí está la lista: 

Joe Abercrombie
Tierras Rojas
Filos mortales 
Los héroes
Antes de que los cuelguen
La voz de las espadas[reseña]
Medio Rey [reseña]
Medio Mundo [reseña]
Media Guerra


Kameron Hurley
La revolución feminista geek
Las estrellas son legión [reseña | programa
Colapso
The Mirror Empire


Laura Lee Bahr
Fantasma


Mariana Enriquez
Los peligros de fumar en la cama
Las cosas que perdimos en el fuego


Sarah Pinborough
Detrás de sus ojos [reseña]
La casa de la muerte


Tad Williams
La canción de Cazarrabo

Down among the sticks and bones de Seanan McGuire

lunes, 15 de enero de 2018


Hace unos meses reseñaba Every Heart a Doorway con la emoción de alguien que ha disfrutado mucho de una lectura. Aún no he escrito la entrada de mis mejores lecturas del 2017, pero estoy segura que Seanan McGuire estará por ahí. Así que cuando tuve la oportunidad de leer la segunda parte, Down Among the Sticks and Bones, no la desaproveché. Y tal y como me esperaba, es tan maravillosa como la primera.

Solo que Down Among The sticks and bones no es una continuación, sino más bien una precuela, cuyas protagonistas son Jack y Jill, personajes que aparecían como secundarios en Every Heart a Doorway. Podemos seguir su historia desde su concepción hasta el momento en el que traspasan esa puerta que les devuelve a casa. Una historia clásica, podréis decir, pero que McGuire la toma desde una perspectiva muy diferente.

Una de las cosas que me parece más interesante de esta novela corta es que se aleja de los preceptos que establece en Every Heart a Doorway y nos deja ver uno de esos mundos que, en la primera parte solo podíamos conocer a través de las voces de los personajes. Eso pierde la idea de poder leer lo que pasa después de los finales “felices”, pero a su vez nos permite explorar y conocer a conciencia una ambientación fascinante. Y, sobre todo, unos personajes muy interesantes.

Porque Seanan McGuire se recrea construyendo estos personajes. No niega ni una página de menos a la construcción de este background necesario y eso hace que podamos leer no solo las aventuras de Jack y Jill en ese mundo fantástico, sino también todo aquello que las llevó ahí. Es muy interesante como McGuire, dándole casi un aire de fábula, deja entrever ideas y opiniones muy interesantes. El encorsetamiento de Jack y Jill se puede extrapolar al que todos sufrimos en la sociedad. McGuire lleva esto muy bien.

La novela sufre un viraje cuando las dos niñas cruzan la puerta hacia el mundo extraño en el que acaban. Aunque el tono de fábula que tiene el libro se mantiene, el ritmo se ralentiza, por la necesaria introducción de una ambientación nueva y por la separación de los dos puntos de vista. Eso no afecta a su lectura, no al menos en mi caso, y el libro se lee rápidamente (aunque esté en inglés) y fluye con mucha naturalidad hasta el final.

Tengo que alabar la prosa de Seanan McGuire, porque en este libro es aún más notable el tono fantasioso que imprime, más que en el primero. Como ya he comentado, la autora parece querer escribir un cuento y modula su voz narrativa a eso, sin perder por ello la crítica social y los temas que quiere tratar. Pero no os imaginéis un libro de fantasía discursivo, todo el contrario, pues está muy bien integrado.

Pero creo que lo que ha hecho que este libro me llegue tanto es la calidez y melancolía que desprende. Todo lo anterior brilla con más fuerza gracias a todo lo que transmite McGuire con esta novela. La oscuridad y la luz y el cariño que desprenden todas sus páginas. En conclusión, una novela que está a la altura de su antecesor, siendo tan diferentes, o casi diría que me ha gustado más. Lo que es seguro es que es una trilogía que merece muchísimo la pena. 

Otras reseñas:
Sense of wonder
A dragon in space
Fantasy Literature

Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson

jueves, 11 de enero de 2018


Hay novelas que te las recomiendan por activa y por pasiva y esta, Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson, era una de ellas. Y aún así, no me preguntéis por qué, pero me resistía a leerlo. Me daba pereza y eso que es cortísimo. Tuvieron que llegar los chicos de Spoiler Club y anunciar que lo leerían para animarme a dar ese último paso. ¡Y como se lo agradezco! Pues Siempre hemos vivido en el castillo ha sido, sin duda, una de mis mejores lecturas del 2017.

Siempre hemos vivido en el castillo nos muestra la vida de las dos hermanas Blackwood, Merricat y Constance, que viven junto a su tío Julián en una antigua casa. Sus vidas han estado marcadas desde el día en el que la familia entera sufrió un envenenamiento, cuando murieron todos menos ellos tres. Julián, claramente tocado por el veneno y en silla de ruedas, está obsesionado con el evento, mientras que Constance sufre de agorafobia y no quiere salir de casa. Todo cambiará en el momento en el que esta estabilidad que Merricat tanto disfruta se vea truncada por la aparición de una cuarta persona que desequilibrará la paz en la familia Blackwood.

Merricat es la narradora de la historia, lo cual es un acierto, pues su personalidad se transmite con facilidad y es uno de los mayores encantos de la historia. Merricat es un narrador poco fiable, una persona imaginativa, infantil y algo obsesiva. Nos muestra su hogar con su visión de perfección, sobre todo la estabilidad que ha reinado la familia desde el evento del envenenamiento, evento que no parece afectarla mucho. Nos muestra el resto de personajes a través de su visión y es por eso que los personajes están tan polarizados.

Por otro lado, esto también hace que el tema del misterio del asesinato de la familia sea totalmente secundario. Ni a la autora le interesa contarlo ni a Merricat narrarlo, por lo que ese tema se va tocando en contadas ocasiones. Sin embargo, a la autora sí le interesa crear una atmósfera cada vez más oscura y angustiosa. Una atmosfera que, junto con las palabras de Merricat, te absorbe hasta que no puedes dejar de leer el libro.

Constance y Merricat son dos caras de la misma moneda. Dos personajes que son diametralmente diferentes pero cuyos objetivos acaban siendo muy similares. La hermana mayor es maternal, tierna, entregada, mientras que Merricat es una niña, no tan niña, salvaje, una especie de loba que protege la casa con sus encantamientos. Pero ambas están obsesionadas con mantener el status quo, el ambiente perfecto que han creado entre las dos.

Siempre hemos vivido en el castillo es un libro de apenas 120 páginas que se puede leer en una mañana (no hagáis como yo y leedlo con un poco más de tiempo) pero que se puede “masticar” durante días. Una historia muy bien llevada, donde Jackson te conduce, como la tela de una araña, hasta dónde ella quiere. El libro es de esos que todo el mundo debería animarse a leer. La edición de Editorial Minúscula no solo es una preciosidad, sino que está muy bien traducida por Paula Kuffer. Yo os recomiendo que os animéis a leerla. Os prometo que vale la pena.

Otras reseñas:

Las estrellas son legión de Kameron Hurley

lunes, 8 de enero de 2018


Hay libros que sabes que te van a gustar antes de pasar la primera página. No sabes por qué, es una especie de intuición. Y no, no penséis que estoy sugestionada para que me guste al pensar esto. No se trata de expectativas (que a veces pueden hacer más mal que bien) sino de lo que transmite el libro. “Para todas las mujeres fuertes”. No ha empezado la historia, pero sabes que te va a gustar. Esto me pasó con Las estrellas son legión de Kameron Hurley, que sumado al hype que arrastraba desde hacía meses, hicieron que no pudiera resistirme a leerlo al instante en el que lo tuve en las manos.

Zan despierta sin recordar quién es ni dónde está; ha perdido la memoria. Se despierta al lado de Jayd, quien le inspira a su vez poquísima confianza y un deseo irrefrenable. Ella misma le cuenta que para recuperar la memoria, tiene que asaltar al Mokshi, como ha hecho en numerosas ocasiones anteriormente. Que el proceso de recuperación, entrenamiento, asalto y pérdida de memoria es un ciclo del que Zan vuelve cada vez en peor estado. Pero el asalto a esta nave-mundo no es importante solo para los recuerdos de Zan, sino también para el mundo Katazyrna dónde ella, Jayd y sus hermanas viven. Su mundo está pudriéndose y el Mokshi representa una nueva esperanza, un nuevo hogar. A todo esto se le suma la dificultad del asalto por la presencia de las Bhavaja, las enemigas de las Katazyrna.

La amnesia de Zan es la excusa perfecta de la autora para introducirnos en esta ambientación tan compleja, pues la propia protagonista está confundida con el mundo en el que vive. Pero eso no quita que la autora lo haga magistralmente. Nos conduce con confusión, mostrándonos siempre los pensamientos de Zan, sus ataques, sus sentimientos y sus dudas. Nos hace dudar a nosotros también. La contraposición con los capítulos de Jayd es necesaria porque de esta forma la ambientación y la trama no solo se amplían, sino que respiran.

Y es que realmente la ambientación es uno de los puntos más fuertes de esta novela. Las naves-mundo, que son totalmente orgánicas y casi parecen enormes ballenas redondas y con tentáculos, rodando por el universo y reciclando toda aquella materia orgánica que no es útil. Kameron Hurley aprovecha este universo que ha creado para explorar temas fascinantes como la maternidad y el embarazo, el racismo y la lucha contra el status quo.

Otro de los aspectos más cuidados de este libro son los personajes. Sí, todos son personajes femeninos y todos son fascinantes a su manera. Aunque aparecen pocos que sean realmente relevantes, estos están tratados con mucho mimo. Zan es fascinante y cómo va creciendo como personaje a medida que ella y el resto de personas con las que interactúan van llenando la memoria de recuerdos. El amor es el motor que la mueve, pero no el único y es esta variedad de capas que crean al personaje completo, real, vivo.

Quizá lo que más flojea de la novela es el ritmo de la trama. Con tres partes bien marcadas, el ritmo ondula entre una intensidad extrema la primera parte (el tipo de intensidad que necesitas para leer de un tirón 100 páginas, casi sin respirar), con una decaída, menor, en la segunda. Aún así, el viaje al interior del mundo, casi como haría Verne, pero con tripas, cadáveres en descomposición y monstruos terribles, me parece fascinante, un giro que no me esperaba para nada en la novela y que me mantuvo enganchada, más que por la trama en sí, por sus personajes.

En conclusión, es una alegría que Runas se haya animado a traer este tipo de literatura a España. La edición es una preciosidad, la traducción de Alexander Paez, que ha tenido que ser complicada, tan visceral como la novela misma. No es una novela perfecta, pero no hace falta que lo sea. Las estrellas son legión no solo es una novela muy disfrutable, también trata de temas importantes y fascinantes. Vamos, que lo tiene todo para ser una de vuestras mejores lecturas del año. ¿A qué estáis esperando?

Otras reseñas:
Boy with letters
Más que veneno
Sense of wonder
In the never never
La nave invisible

¡Gracias a Lee Runas por el ejemplar!

Detrás de sus ojos de Sarah Pinborough

viernes, 5 de enero de 2018



Mis inicios con Detrás de sus ojos de Sarah Pinborough no fueron muy buenos. Tengo que admitir que lo cogí en muy mal momento, acabando ya octubre y con ganas de leer más cómic manga (el Salón es lo que tiene) que otra cosa. Sin embargo, no quería acabar el año con esa nota negativa y cogiéndolo de nuevo desde el principio, me volví a adentrar en su historia. Con mucho más acierto, todo sea dicho.

Detrás de sus ojos nos muestra dos mujeres muy diferentes entre sí. Una es Adele, la esposa de un psiquiatra, David, con quien está teniendo problemas matrimoniales. David la controla con llamadas, le receta pastillas y no quiere acercarse mucho a ella, en general. Por otro lado, tenemos a Louise, una madre divorciada que trabaja en la consulta de David y con quien siente una química desde un beso que compartieron en un momento bajo de David.

Leyendo esta sinopsis, estoy segura de que pensaréis que se trata de una nueva novela de la autora de Bridget Jones. Y es que, de hecho, las primeras cien páginas del libro parecen seguir ese estilo, con una Louise imperfecta y patosa enamorada de su jefe casado. Sin embargo, la trama va volviéndose poco a poco más oscura, al principio con pequeños detalles que escaman al lector pero que no interrumpen la lectura y, avanzada esta, con momentos cada vez más perturbadores y escamosos.

El libro quizá peca de empezar demasiado lento para ser un thriller y eso, aunque a mí no me ha molestado – pues las historias de este tipo tampoco me disgustan – sí puede llegar a alejar a otros lectores que no estén interesados en ellas. Sin embargo, la perseverancia en este caso tiene recompensa, porque Detrás de sus ojos es una novela que empieza a fuego lento y que estalla en los capítulos finales con giros tanto originales como sorprendentes.

Este es un libro que se lee rápido, aún a pesar de ese inicio lento. Y es que los capítulos cortos, que van alterando puntos de vista narrativos (entre Adele y Louise) y van mostrando solo pequeñas partes de lo que será la construcción final, como si Pinborough fuera dejando migas a lo largo del recorrido sin querer mostrar más que eso. Esto hace que el lector quede enganchado entre sus páginas, sobre todo si supera ese tramo inicial.

En conclusión, Detrás de sus ojos es un thriller muy interesante y también una obra de género, a su manera (aunque no os diré cual para evitar spoilers). Una obra que trae Alianza de una autora que pronto vendrá a España por el Celsius y que, si mantiene el nivel de este libro (y de ese magnífico final), merece mucho la pena leer más cosas de ella. La traducción impecable de Pilar Ramírez Tello es la guinda de una historia que se lee sola. 

Otras reseñas:
Sagacomic

¡Gracias a Lee Runas por el ejemplar!

Las 12 novedades que más espero de 2018

miércoles, 3 de enero de 2018


El año pasado hice una entrada igual y la verdad es que os gustó mucho y más me gustó a mi hacerla. La verdad es que aunque este año voy a intentar no estar tan ligada a las novedades, hay cierta tendencia ineviable (que se llama hype) que me impulsa a querer leer algunos libros que van a salir próximamente. Como bien dije el año pasado, preparad la libreta, que llegan buenos libros y seguro que más de uno entra en vuestra próxima lista de to be read. Allá vamos:

Beneath the sugar sky de Seanan McGuire
Sí, la tercera (¿y última?) parte de The Waynard Children, esta trilogía de McGuire que tanto me ha gustado, sale el 9 de enero (es decir, mañana) y tengo muchísimas ganas de volver a adentrarme en el maravilloso universo que ha creado McGuire. Tanto, que he comprado el libro en la preventa (las ansias...). Para los que no leáis en inglés, el 15 de marzo tenéis la primera parte, Every Heart a doorway en español publicada por Runas, así que también podréis tener vuestra ración de McGuire en español. ¡Cómo debe ser!

Agents of Dreamland de Caitlin R. Kiernan
Esta es una de las autoras que más ganas tengo de conocer este año, así que estoy de suerte, ya que Runas va a publicar también esta novela corta. La novela tiene un aire weird que tiene muy buena pinta, con un estilo me han dicho que delicioso (aunque no he podido leer La joven ahogada, shame on me) y una historia fascinante. El hecho de que sea novela corta, formato al que me he aficionado últimamente, solo le da más puntos. La traducción corre a cargo de Pilar San Román, que sé que hará un trabajo excelente.

Central Station de Lavie Tidhar
Aunque no es, ni mucho menos, el primer libro de Tidhar que es traducido al español, algo tiene Central Station que me llama más la atención que sus predecesores (quizá con la excepción de Osama). Es un fixup de varias historias ambientadas en un mismo universo de ciencia ficción que, por lo que he leído en reseñas, está plagado de mundos paralelos y realidades diversas. Me han dicho que Tidhar es provocativo y escribe sobre temas espinosos, así que el hype por leer esta novela es alto. Además la publica una nueva editorial de género, Alethe, así que vamos a ver qué tal. La traduce Alexander Paez.

Binti de Nnedi Okorafor
Aunque la autora no resultó ser lo que esperaba exactamente en Who fears death, quiero seguir intentando leer obras de ella. Tengo en casa The book of phonix, libro que leeré este año seguro, pero ya que por fin traen a la autora en español, Binti va a caer también seguro este año. Quizá no es la novela de la que más hype tengo, pero entre la portada y la trama, creo que me va a convencer más. La publica una nueva editorial, Crononauta, y la traduce Carla Ballester.

84K de Claire North
Ya os hablé del nuevo proyecto de North en la última entrada de Adopta una autora. Pero aunque ya no sea mi autora adoptada, eso no significa que no vaya a leer más cosas de ella. North sigue siendo una de mis autoras predilectas y cada novedad que saca es un libro que me muero de ganas de leer. 84K parece que vuelve a ser un thriller de ciencia ficción, como los libros que más me gustan de la autora. Pese a la decepción de la última obra, tengo muchísimas ganas de leerlo. ¡A ver qué tal!

Too like the lightning de Ada Palmer
Creo que de todos los libros de la lista, este y el de McGuire son los dos que más hype tengo por leer. Hace tiempo que me muero de ganas de adentrarme en la obra de Palmer, sobre todo después de leer los comentarios tan positivos de Odo, pero el inglés de Palmer me parece complejo y no me acabo de atrever. Ahora que Insólita editorial va a editar el libro en español, traducido además por Manuel de los reyes, voy a leerlo sin duda. Solo espero que salga pronto.

Todos los pájaros del cielo de Charlie Jane Anders
Seguimos con Insólita para bingo, porque las novedades que nos esperan de esta editorial para 2018 son estupendas. Aunque no tengo tanto hype como el de Palmer, este libro también tiene buena pinta, una mezcla de ciencia ficción especulativa y toques fantásticos que se ha llevado todos los premios. Cualquier excusa para leer mujeres es buena. 

Stray skies de Hao Jingfang
Una de las novedades anunciadas de Nova y la que más me interesa, es esta traducción del chino (supongo que por Javier Altayo, como las de Cixin Liu) de la novela de Jingfang. Me encantó Entre los pliegues de Pekín, novela corta en Planetas invisibles, y el hecho de que estén trayendo más ciencia ficción china es una alegría para mí. Por lo que sé, la historia trata de una guerra entre Marte y la Tierra. Premisa fascinante para una autora fascinante. Solo espero que Nova no nos haga esperar mucho para leerla.

Skyward de Brandon Sanderson
¿Sabéis que soy masoca? Bueno, sino ya os lo he dicho. En el último State of Sanderson, el autor explicó como estaban sus proyectos y qué se iba a publicar en el próximo año con su nombre. Y habló por primera vez de Skyward, una nueva saga young adult (un poco como Steelheart) que mezcla Como entrenar a tu dragón (una de mis películas preferidas xD) y El juego de Ender. Y de la cual ya he leído el epílogo (por eso lo de ser masoca. Ahora necesito que salga urgentemente). Nos toca esperar hasta otoño, pero antes  parece que va a salir el último libro de Legion, así que estaré entretenida hasta entonces. Espero. 

The Fisherman de John Langan
La biblioteca de Carfax es una editorial de la que ya he reseñado algún libro y que parece que va a tener un 2018 movidito. De lo que estoy segura es que algunas de sus novedades van a acabar en mi estantería, empezando por este libro, The Fisherman, ganador del Bram Stoker y con tintes lovecraftianos (lo que siempre se agradece). Si la edición es tan elaborada como las que suelen hacer esta editorial, seguro que merece la pena.  Esperemos.

El viento soñador/Ciudad nómada de varios autores
Otras dos antologías seleccionadas por Mariano Villareal que tienen muy buena pinta. Una trae cuento de Ken Liu y Bandinnelli, además de Hurley, McHugh o Yoachim, así que solo por eso va a acabar en mis estanterías. La otra antología también tiene a Yoachim y McHugh (estas dos autoras por partida doble son una alegría para mi TBR y seguro que acabarán en alguna entrada de Leer en corto), además de Pratt, Jeffrey Ford, Cristina Jurado o Rodolfo Martínez. Mariano Villareal suele ser sinónimo de calidad, así que seguro que disfrutaré mucho de ambas antologías. 

The tangled lands de Paolo Bacigalupi y Tobias S. Buckell
Cualquier libro que lleve la firma de Paolo Bacigalupi es una lectura  que voy a empezar con ganas. No diría que es mi autor preferido, pero sí que me ha gustado casi todo lo que he leído de él y tiene un tono que siempre me convence. En este caso el autor de mundos postapocalípticos se pasa a la fantasía en una novela a cuatro manos que, si es tan buena como su portada, puede ser maravillosa. Eso sí, no sé si me atreveré a leerlo en inglés o si esperaré a que lo traduzcan (si es que lo hacen) al español.

Hasta aquí mis 12 novedades más esperadas de 2018. Por supuesto, hay muchos más libros que quiero leer y que no cabían en esta lista o se habría hecho eterna. Sin embargo, no quiero irme sin destacar tres libros que aunque ya he leído no significa que no sean novedades interesantes: El portal de los obeliscos de N.K. Jemisin de Nova, El largo viaje a un pequeño planeta iracundo de Becky Chambers (pronto reseña) publicada por Insólita editorial y La súbita aparición de Hope de Claire North publicada por Hidra/Colmena editorial. 

Otras entradas similares:
Sense of wonder (novedades en inglés)
Literatura fantástica (novedades en español)
Boy with letters (todas las novedades anunciadas)

Mejores lecturas del 2017

viernes, 29 de diciembre de 2017


Otro año que se va y otro año que despido haciendo balance de mis lecturas anuales. La verdad es que este año he leído poco en comparación con otros (entre la universidad, el master y el trabajo, he tenido menos tiempo del que estaba acostumbrada), pero eso no quita que haya tenido muy buenas lecturas. Más bien al contrario: me ha costado mucho decidirme y he tenido que dejar fuera algunos libros maravillosos para no hacer esta lista interminable. Y eso que he hecho un poco de trampa.

Igual que hice el año pasado, he hecho 4 tops: Uno de mejores lecturas, en los que sobre todo priorizaré autores de los que solo haya leído algún libro (hay 6, no he podido reducir más). Uno de mejores autoras y de mejores autores (en este caso, autores que quizá sus libros no estarían en el top de lecturas preferidas, pero que me han encantado y han marcado mi año lector) y por último, top 5 de mejores relatistas, que ya sabéis que para mi el formato corto es muy importante. Hechas todas las aclaraciones, vamos allá:


Los desposeídos de Ursula K. Le Guin
Hacía tiempo que le tenía ganas a la Le Guin de ciencia ficción e indudablemente fue un placer conocer esa faceta suya. Los desposeídos es un libro reflexivo, algo lento, pero bien madurado, que se queda contigo mucho después de que acabes su lectura. Cuando lo leí no me esperaba que estuviera en esta lista, pero a la hora de hacerla, me he dado cuenta de que no podía hacerla sin ella. || Reseña

El zoo de papel y otros relatos de Ken Liu
Como os he dicho, he hecho algo de trampa. Y es que Ken Liu está en 3 listas de las 4 que he hecho en esta entrada. Pero si tengo que elegir el libro del año, El zoo de papel se llevaría ese título. Una magnífica colección de relatos de un magnífico relatista, con una traducción de Pilar San Roman exquisita. Yo la verdad es que no le pido mucho más a mi vida lectora. || Reseña

Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson
Este libro lo leí literalmente en una mañana y me fascinó desde la primera página. La voz narrativa de Merricat es tan absorbente como la ambientación que muestra Jackson en su libro. Es una historia cortita, pero muy llena y bien construida, con sus toques fantásticos  y sus toques terroríficos. Una lectura que me habían recomendado muchísimo y que por fin he podido disfrutar este año. Estoy segura de que no será la última vez.

Wayward Children series de Seanan McGuire
Aunque solo he leído dos de los tres que componen esta serie, ambos me han encantado casi igual. Las dos novelas cortas de McGuire están cargadas de cariño y fantasía y, cuando acabas de leerlas, te dejan una calidez increíble en el corazón. Sin duda, una de las traducciones más esperadas para este 2018 y con razón. || Reseña

La cámara sangrienta de Angela Carter
Hace ya un par de años que tenía pendiente leer algo de Carter. Tenía La cámara sangrienta esperándome en casa y nunca me decidía a leerlo. Y la verdad es que cuando me adentré en los cuentos oscuros de la autora, me deslumbró su narrativa gótica y la lírica que desprende el estilo de Angela Carter. Sin duda, solo por eso, ya valdría la pena. El hecho de que, además, sean retellings de historias clásicas le da un sabor especial a la antología.

Las estrellas son legión de Kameron Hurley
Una de las últimas lecturas del año ha sido esta. Ciencia ficción de naves generacionales (ya solo por eso tiene mi aprovación) totalmente original y gore. Me ha gustado mucho tanto el tono gore como los temas tratados como toda la ambientación que gira alrededor de estos mundos-cuerpos-naves. Aunque la trama se desinfla un poco en algunos segmentos, en general es fascinante poder entrar en el mundo concebido por la autora. Y además, la traducción de Alex Paez es sanguinolienta y visceral, exactamente lo que necesita la novela. 


Ken Liu
Os lo he dicho, Ken Liu está muy presente en esta entrada. Y es que este año ha sido el año que he consolidado a este autor como uno de mis referentes a la hora de leer. He podido leer los dos libros de La dinastía del diente de león y su antología, además de otros relatos cortos. Y de la antología que él ha seleccionado y traducido de relatos de ciencia ficción china. Este año ha sido, para mi, un año muy Ken Liu y solo espero que el siguiente también lo sea.

Paolo Bacigalupi
Este autor es de esos que, o gusta mucho o no gusta nada. Y de hecho, no suele gustar. A mi en concreto me fascina bastante la forma que tiene de construir un mundo sobre la decadencia y de criticar la sociedad actual trasladándonos a futuros horribles. Es verdad que sigo pensando que tiene más talento en el formato corto, pero este año he podido leer dos novelas suyas y en concreto Cuchillo de agua me ha gustado mucho.

Ismael M. Biurrun
Una cosa que me propuse hacer el año pasado fue leer más autores españoles y con Biurrun la verdad es que he acertado de pleno. Su libro de Invasiones me fascinó y horrorizó (en el buen sentido de la palabra) a partes iguales. Aunque con Grisha no lo viví tanto, lo que sí está claro para mi es que es un ecritor con una lírica idea para el terror y con un recorrido muy interesante. 

Marc Pastor
Desde que leí L'any de la plaga que Marc Pastor me tiene conquistada como autor. Me encanta su versatilidad y su forma de escribir (al menos en catalán, no sé como lo traducirán). Este año he leído La mala dona y Farishta y ambos me han gustado por aspectos muy diferentes. Ya tengo Bioko en casa y no creo que tarde mucho en adentrarme entre sus páginas. Lo que está claro es que Marc Pastor es un autor a tener en cuenta.

José Antonio Cotrina
Una de las sorpresas del año ha sido lo mucho que me ha gustado Las fuentes perdidas de Cotrina. Sí es verdad que tiene alguna cosilla como novela, pero tengo que admitir que la empecé a leer con 0 hype y me sorprendió muchísimo. Si lo pongo en esta lista, a pesar de haber leído solo uno de sus libros, es porque estoy segura de que leeré más en el futuro.


Claire North
No podía faltar mi autora adoptada. Escribir, investigar y leer sobre North ha sido muy interesante y ya solo por eso merecería estar en esta lista. Pero es que además he podido leer Touch, que me ha conquistado tanto como The sudden appearance of Hope. Es verdad que también ha tenido su yang con El final del día (como ya dije, es una novela que no me gustó nada), pero en general es una autora que ha marcado mi 2017 y por ello merece estar, sin duda, en esta lista. || Entradas de North

Felicidad Martinez
Igual que en el caso de Cotrina, Felicidad está aquí habiendo leído solo un libro suyo. Pero es que La mirada extraña es una antología (o fix up) que tiene muchísima fuerza y personalidad y solo por eso necesito leer más cosas de la autora. Parece que en 2018 habrá más novedades suyas, así que no os extrañe que el año que viene vuelva a aparecer en esta lista.

Nora K. Jemisin
Un descubrimiento fascinante de este año. Jemisin me conquistó con La quinta estación, con su ambienación casi postapocalíptica y sus personajes carismáticos. Es verdad que me ha costado más leerla en inglés en The obelisk gate, pero me muero de ganas de leer la última parte y también descubrir otras trilogías suyas. Definitivamente una autora de la que quiero leer más.

Lisa Tuttle
Futuros perdidos me sorprendió gratamente. Sé que no ha conquistado de esta manera a otros, pero en mi caso la mezcla de mundos paralelos con un personaje con el que conectaba fácilmente me adentró rápido en la obra. Después de leer Futuros perdidos tengo claro que quiero aumentar mis estanterías con obras de la autora. 

Becky Chambers
Si tuvira que elegir mis 5 favoritos, seguramente el libro de Becky Chambers no entraría. Sin embargo, la sensación de felicidad y alegría cotidiana que te deja esta novela de ciencia ficción es suficiente como para que me entren ganas de leer más sobre ella. Sí, es algo naive. Sí, la trama s queda estancada en algunos momentos. Aún así, este es un libro de personajes y Chambers sabe crear buenos personajes. Tan buenos que, cuando lo leáis, no podréis evitar encariñaros.


El zoo de papel de Ken Liu
Oh. Ken Liu de nuevo. ¡Qué sorpresa! Vale, sí, quien avisa no es traidor. No voy a recrearme más en las maravillas de este autor, pero deciros que El zoo de papel no ha sido solo uno de mis relatos preferidos del año, sino que además es uno de los que más me ha llegado. De esos relatos que quieres que todo el mundo lea, porque no puedes creer que no lo hayan hecho ya. Así que, eso, leed El zoo de papel. Y el resto de relatos de Liu, ya que estáis.

Fiennegans Field de Angela Slatter
Alex me recomendó mucho a esta autora, así que me animé con este relato. Y joder. Fantasía oscura, pero de la buena. Además, Slatter usa elementos que a mi me fascinan (una figura maternal, monstruos mitológicos) que hacen que el cuento tenga una atmósfera y un tono que desprenden oscuridad y fascinación. Slatter es una grandiosa escritora de relatos (no he leído sus novelas, no puedo opinar sobre ellas) y solo espero poder leer más el próximo año.

Fauces salvajes de Komatsu Sakyo
Una de las lecturas más interesantes de este año ha sido Japón especulativo de Satori. Un recorrido por la ciencia ficción japonesa fascinante y que, aunque es algo irregular, en general es ideal para adentrarse en un género casi desconocido en occidente. De todos los relats, son varios los que me encantaron, pero me quedo con el de Sakyo porque abre la antología y te abre un poquito a ti también por dentro. || Reseña

Tres tazas de aflicción a la luz de las estrellas de Aliette de Bodard 
Aliette de Bodard es una apuesta segura. Lo poco que he leído de ella siempre me ha fascinado y su forma de escribir relatos o novelas cortas (a falta de leer novelas suyas) me encanta. Tres tazas de aflicción a la luz de las estrellas es, sin duda, uno de mis relatos preferidos del año, traducido por la incansable Marcheto en Cuentos para Algernon. No dudéis en darle una oportunidad, porque al menos en mi caso, me gustó muchísimo. (aquí)

Pues el cielo he tocado de Mike Resnick
Aunque como toda antología, la lectura de Kirinyaga tuvo algunos altibajos y había relatos que parecían redundantes, 'Pues el cielo he tocado' se sostiene por sí solo. Solo por este relato ya merece la pena leer la antología, pues es desgarrador, está bien narrado y te destroza por dentro. Justo lo que yo espero de un relato. En definitiva, si vais a leer algo de Resnick, que sea esto. || Reseña

Maratón invernal 2017

martes, 26 de diciembre de 2017


El año pasado decidí, sin pensarlo mucho, que quería hacer una mini maratón de pocos días para acabar el año. Me suele funcionar bien ponerme retos pequeños o de corta duración para darle un último empujón a las lecturas y aunque el año pasado al final no leí todo lo que deseaba, este año han entrado en conjunción dos cosas que me podrían ayudar. Una es que estoy enferma, así que me toca guardar cama. Otra, que tengo vacaciones hasta el día 30. Es decir, ideal para leer todo el día.

Es por eso que, como el año pasado, me he decidido a empezar este reto. No voy a "institucionalizarlo" tanto como el del año pasado, así que paso de hashtags y de promociones. Sí os hablaré de mis lecturas por twitter y sí espero completar la mayoría de ellas, pero solo eso. Si queréis apuntaros a hacer el loco conmigo, adelante, sois libres de acabar el año leyendo masivamente como yo. Me he propuesto leer del 26 hasta el 31 de diciembre, ambos incluídos, todos los libros que pueda. Mi objetivo está en 5 libros, casi a libro por día, algo bastante realizable teniendo en cuenta de que he elegido libros bastante cortitos. 

Aquí os dejo la lista, aunque como suele pasar con estas listas de lectura, es posible que acabe cambiando o que acabe decidiendome por algún otro libro que, en ese momento, me llama más. 

Sarah Pinborough
Detrás de sus ojos

George R. R. Martin
El sueño del Fevre

Anónimo
La dama que amaba los insectos

Anne Brontë
Agnes Grey

Brandon Sanderson
The emperor's soul
Sombras de identidad
Alcatraz y los huesos del escriba

Cristian Jurado
Clorofilia


Leer en corto: 5 antologías de Fata Libelli que quiero leer

lunes, 25 de diciembre de 2017


Ya he comentado en más de una ocasión que no soy muy fanática del libro digital. Para empezar, no tengo kindle y la mayoría de los libros que he leído en digital, que son poquísimos, lo he hecho a través del móbil (sí, no me miréis mal, soy pobre y no puedo permitirme un lector). Es por eso que, cuando descubrí  Fata Libelli, no pensé que fuera una editorial que me fuere a entusiasmar, pues solo publicaban en digital. Y entonces, vi su catálogo. Leí un par de antologías. Y flipé. Por eso, ahora que su proyecto está cambiando y van a dejar de vender, me gustaría hablaros de cinco antologías que no quiero dejar escapar (y que vosotros tampoco deberías).

El ciclo de Xuya de Aliette de Bodard
Me fascina el mundo de Xuya. Todos los relatos que he leído sobre esta ambientación me han encantado. Y sin embargo, aún no he leído la antología principal que agrupa la mayoría. Ya va siendo hora de cambiar eso. Así que sí, esta es una de mis próximas compras sí o sí, porque me parece necesario leer cualquier cosa de Aliette de Bodard.

Verbum de varios autores
Me llama mucho la atención esta antología que reúne cuentos de fantasía y terror (creo que hay alguno de terror, corregidme si me equivoco) de autores españoles. Algunos ya los he leído (José Antonio Cotrina, Ricardo Montesinos) a otros les tengo muchas ganas (Pilar Pedraza, Jesús Cañadas) y otros, aunque no los conozco, me llaman la atención. En su momento fue una antología muy alabada y ya que la tengo, espero dar buena cuenta de ella  pronto.

Ars Ludens de Charles Yu
¿Se puede considerar uno fan de un autor habiendo leído solo un relato? Hay veces que este tipo de cosas suceden. Me pasó con Ken Liu. Después de leer Mono no aware, me dediqué a buscar odos los relatos en español que encontrara del autor. Ahora es uno de mis autores de género preferids. Charles Yu puede acabar así, pues aunque solo he leído un relato suyo... ¡Qué relato! Una antología llena de esa genialidad es algo que me muero de ganas de conocer. 

Hic Sunt Dracones de Tim Pratt
Esta antología es una de los libros que más me han recomendado. Por activa y por pasiva. Me lo han recomendado tanto que Pablo de Al otro lado de la página me lo regaló por Navidad (aún no me lo creo <3). Con todo el traqueteo de Navidad no he podido empezarlo aún, pero va a caer pronto. Por lo que sé (y lo poco que he leído de Pratt), son cuentos de fantasía y humor. Una combinación que no suele fallarme nunca.

Saturnalia: cuentos del solsticio de invierno de varios autores
¡Navidad! Me encanta esta época. ¿Lo he dicho alguna vez? Bien, pues uno de los primeros libros de Fata Libelli fue esta recopilación de cuentos weird sobre el solsticio de invierno. Son solo cuatro cuentos, pero los firman China Mieville, Robert Shearman, Nina K. Hoffman y Ken Scholes. Solo he leído a los dos primeros, pero augura calidad. ¡Y son ideales para esta época!

La verdad es que os recomendaría casi todo el catálogo de Fata Libelli. No puede fallar en esta lista, aunque ya los he leído, En una estación roja, a la deriva (una de mis lecturas preferidas del año pasado) o la antología de Elizabeth Bear. Fata Libelli es una editorial que destila calidad y tenéis solo unos días para poder comprobarlo. ¿A qué esperáis?