jueves, 4 de julio de 2019

El núcleo del sol de Johanna Sinisalo


Hace ya mucho tiempo que escucho hablar de El núcleo del sol de Johanna Sinisalo. Ya antes de que se anunciara su visita al Celsius como invitada, me habían recomendado el libro por distintos canales. Sin embargo, y al enterarme que Roca editorial iba a traducir y publicar el libro, quise esperarme hasta tenerlo en español. Y más tratándose de una traducción de David Tejera Expósito. Lo que no me esperaba es que esta novela tuviera algunos de mis ingredientes literarios preferidos: distopías, feminismo y comida. La última reseña para el Proyecto Celsius, que hago junto con Alexander Páez, está dedicada a esta novela.

El núcleo del sol nos traslada a una Finlandia dictatorial, donde domina el hiperpatriarcado. Es decir, las mujeres no tienen ningún papel en la sociedad excepto el de ser esposas y madres. La mayoría de mujeres son eloi, mujeres educadas para ser sumisas, estúpidas y obedientes. Vanna es la protagonista del libro, quien se tiene que hacer pasar por eloi para esconder su verdadera naturaleza.

El núcleo del sol presenta un gobierno dictatorial en una ucronía distópica. Aunque el tema principal del que quiere hablar la autora es el papel de la mujer en esta sociedad, toda fuente de placer se ha prohibido excepto la sexual. De esta forma, y con el sometimiento de las mujeres, tanto por educación como por genética (ya que se hizo una selección artificial de las mujeres más sumisas), el sexo es la única vía para mantener contenta a la población masculina. Sinisalo consigue transmitir este mensaje de una forma sutil, a través de diferentes textos.

Y es que la novela está construida como un collage de escritos, en los que predominan las narraciones de Vanna y de Jare, los dos personajes principales. Pero además hay también cartas que Vanna escribe a su hermana, fragmentos de libros de ensayo sobre el país, anuncios o entradas de diccionario. De esta forma, la autora consigue mostrarnos la amplitud del mundo que ha creado sin caer en el infodump y sin que el lector se canse o aburra.

Aquí entra el tema del picante y la trama se centra principalmente en el mercado negro y el tráfico de substancias picantes (guindillas, pimientos, etc) que llevan Vanna y su novio falso, Jare. Aunque en algunas ocasiones este elemento domine demasiado la trama, en general está muy bien equilibrado con el resto de fragmentos que añade Sinisalo para que el ritmo funcione. 

Vanna es un personaje fascinante (de hecho, todos los personajes de la novela están muy bien construidos, por lo que es un placer leer sobre ellos), que navega entre dos mundos y los conoce bien a ambos. Y esta dicotomía parece ampliarse en todo el espectro de la novela. Entre hombres y mujeres, feminidad y masculinidad. Entre la adicción y el desapego, entre las fronteras de una sociedad enclaustrada y otra, que no llegamos a conocer. Sinisalo lleva su crítica hacia un extremo para que el lector vea, de la misma forma que pasa con El cuento de la criada, como ese extremo no es tan alienígena. Como en una situación que aparentemente es tan diferente a nuestra sociedad, hay muchos paralelismos aterradores. Esa, creo yo, es la http://atravesdeotroespejo.blogspot.com/2017/06/el-cuento-de-la-criada.html?m=1 virtud de la novela. Y aunque en algunas ocasiones se haga demasiado evidente, en general funciona muy bien.

El núcleo del sol tiene uno de los mejores inicios de novela que he leído nunca. Y aunque no es el libro perfecto, la distopía que muestra no es tan lejana como puede parecer. Sinisalo toca muchos núcleos candentes en nuestra sociedad y lo hace de una forma excelente. No cae en la propaganda vacía ni en los personajes prototípicos, sino todo el contrario: construye un mundo factible y da realismo a aquellos que lo habitan.

Otras reseñas:
Donde acaba el infinito
Sense of wonder

1 comentario:

  1. Hola! Me encanta todo lo que cuentas sobre este libro, en especial por tocar temas feministas y ser una distopía, ya que por lo general tienen bases muy interesantes y que da paso a muchos debates. Lo tendré en la mira para mi lista de lecturas! Besos.

    ResponderEliminar