Who fears death de Nnedi Okorafor

jueves, 16 de noviembre de 2017


Siempre hablamos de como las expectativas pueden jodernos una lectura y aunque muchas veces el hype ayuda, en algunas ocasiones ocurre de verdad. No sabéis las ganas que tenía de leer algo de Okorafor. Es una autora de la que había oído hablar muy bien por gente de la que me fío mucho (como por ejemplo, Pablo de Al otro lado de la página). Tardé mucho en conseguir el libro (antes quería leerme The book of Phoenix, pero al final empecé con este), por lo que esas ganas fueron acumulándose. Y entonces empecé el libro y bien… no fue lo que esperaba.

Onyesonwu es una ewu y como tal, una marginada entre los suyos. Ewu es el concepto de aquel hijo que ha nacido de la violación de una mujer Okeke con un hombre Nuru y ese es el caso de la madre de Onyesonwu. Su aspecto físico es diferente y eso la marca desde el nacimiento. Onyesonwu descubre que es el amor paterno cuando, después de asentarse en Jwahir, su madre se case con un buen hombre. Descubre que es la amistad después de pasar por el rito de madurez. Sin embargo, hay un poder latente en ella y ese poder la conducirá por el camino del autodescubrimiento y la venganza.

Mi mayor problema con esta novela, un problema que ya se ve desde las primeras páginas, es la falta de un tono claro. Who fears death oscila entre la novela juvenil y la adulta, sin llegar a asentarse bien en un lado u otro. Eso podría no ser un problema, pero provoca que algunas escenas no sean necesarias o queden demasiado infantilizadas o tópicas. Es sobre todo ese contraste que vemos con otras escenas las que hacen brillar con fuerza estos fallos, pues a veces Okorafor está hablando sin pudor (como creo que es necesario hacer) sobre violaciones, sexo, menstruación o la ablación. Es algo que me parece necesario en el tono de la novela y que he disfrutado (y sufrido) muchísimo. Es por estas escenas que las otras, las más juveniles, me sobran y me chocan. Si no fuera el tono tan duro a veces, no me extrañaría un tono tan superficial en otras.

Aún así, y a pesar de esto, la gran mayoría de la novela es disfrutable. Tiene una trama fascinante y, sobre todo, una ambientación muy amplia que Okorafor enseña sin tener que explicarla. Ambientada en África (o algo que se le parece), la novela oscila entre la fantasía y la ciencia ficción postapocalíptica sin querer ceder terreno en un género u otro; no lo necesita.

Los personajes también están bien construídos, pero no todos aportan lo que deberían aportar según el peso que tienen en la trama. Onyesonwu está muy bien hecha en cuanto a que es un personaje realista que vemos crecer. La Onye del principio del libro es diferente a la que acaba. Pasa lo mismo con Mwita, para mi uno de los mejores personajes, aunque él, más que madurar, lo que hace es aprender a comprender a Onyesonwu. Los personajes secundarios también tienen la importancia que merecen. Es cuando entramos en algunos principales que acompañan a Onyesonwu en su viaje, cuando el terreno se vuelve más pantanoso. Algunas de estas escenas las he encontrado innecesarias e infantiles, totalmente contrastadas con el tono de la novela.

Me gusta mucho la lírica de Okorafor, sencilla pero directa, ideal para una historia así. Las partes duras están narradas de manera que el lector las sientas y en algunos momentos tenía que dejar el libro aparte por lo duro de la descripción. Esto es algo que, al menos yo, disfruto mucho cuando leo y esa empatía que logra Okorafor no es algo fácil. El libro no necesita, para mi gusto, una narrativa más elaborada: es así, sincera, oscura, directa, como el libro brilla más.

Otro problema que he tenido con el libro ha sido el final precipitado. La trama avanza a paso muy lento, pero no es una lentitud molesta en la mayoría de casos, no al menos para mí. Es importante conocer el pasado de Onyesonwu para comprender su presente, es interesante saber por todos los lugares por los que ha pasado para saber su destino final. Sin embargo, el clímax llega de forma rápida y se soluciona aún más rápidamente. Todo lo que Okorafor ha conseguido a lo largo de la novela lo finiquita con una rapidez tal que casi parece que no haya pasado.

En conclusión, Who fears death no es un mal libro, de hecho y pese a lo comentado en esta reseña, he disfrutado de su lectura. Habla de temas que me parecen no solo fascinantes, sino también muy importantes. Da una representación a elementos casi desconocidos hasta entonces en novelas de ciencia ficción y fantasía. Pero se nota que es una primera novela y que, en algunas partes, tiene fallos que no me han acabado de convencer. No los suficientes para que no quiera repetir con la autora. Creo que The book of Phoenix, que está en mi casa, será la siguiente novela que lea de ella. Estoy segura de que me gustará más. 

Otras reseñas del libro:

2 comentarios :

  1. Ughh, que mal que no haya cumplido tus expectativas, sobre todo cuando te esforzarse tanto en conseguirlo. No conocía la novela, así que gracias por la información. Espero que te vaya mucho mejor con la siguiente novela de la autora que planeas leer.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Oh, te he leído con mucho interés porque el argumento me pareció muy interesante y conforme lo has estado comentando... *_*. Comprendo esos pequeños fallos que comentas, sobre todo lo de la mezcla de estilos o voces. Pero siendo su primera novela es muy comprensible, aunque seguramente habrá escritos muchas más antes de publicar ese primer libro. Por mi parte, no creo que llegue a leerlo, aunque nunca se sabe. >.<
    Abracitos!! :3

    ResponderEliminar